Los pilares de la vida

human leg showing how HMB increases protein synthesis and decreases protein breakdown

Después del agua, las proteínas son uno de los componentes más grandes del cuerpo, llamadas a veces, “los pilares de la vida”. Las proteínas están formadas por unidades más pequeñas denominadas aminoácidos. Algunos se denominan “esenciales” porque el cuerpo humano no puede producirlos, por lo cual deben ser adquiridos por medio de la dieta. El cuerpo no almacena aminoácidos individuales, por lo que necesita un consumo diario de estos a través de las proteínas.

El cuerpo metaboliza constantemente las proteínas para reemplazar aquellas que han sido dañadas por el funcionamiento normal, la pérdida de masa muscular relacionada con la edad o por factores de estrés externos como el entrenamiento, la actividad, enfermedades o lesiones. Para mantener una función corporal saludable, necesitamos un equilibrio entre la síntesis proteica (producción de nuevas proteínas) y la degradación de proteínas (liberación de aminoácidos de las proteínas). Cuando la proteína muscular se descompone más rápido de lo que sintetiza la nueva, generalmente perdemos masa muscular.

Para evitar la pérdida de masa muscular, la suplementación con proteínas es la respuesta a la que recurren muchos, pero más proteínas no siempre es la solución más eficiente o eficaz.

El problema de la proteína

Si bien consumir proteínas ayuda a evitar la pérdida de masa muscular, hacerlo en la cantidad que el cuerpo necesita puede ser todo un desafío. Ciertos factores subyacentes, como la edad y la calidad de las proteínas pueden afectar la capacidad del cuerpo para utilizar los aminoácidos para la síntesis proteica. Por lo tanto, la ingesta de proteínas no es el único factor que regula la masa muscular.

El Instituto de Medicina sugirió que la cantidad diaria recomendada de proteína para adultos debe ser de 0.8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal, por día.1 Algunos
investigadores han planteado la hipótesis de que la cantidad diaria recomendada sugerida por el Instituto de Medicina no es suficiente para todos los adultos (como ser, adultos mayores o personas con limitaciones funcionales), y que una mayor ingesta de proteínas promovería el anabolismo muscular y ofrecería beneficios adicionales para la salud muscular.

No obstante, diferentes ensayos clínicos no han apoyado esta hipótesis y no han mostrado ningún beneficio de consumir más proteínas que la dosis diaria recomendada para la masa muscular, la fuerza y la función en adultos mayores y de mediana edad.2 En un ensayo clínico bien controlado de hombres mayores (más de 65 años) con limitaciones funcionales, la ingesta de proteínas muy por encima de la dosis diaria recomendada (1.3 gramos de proteína por kg de peso corporal al día) no aumentó la masa magra, el rendimiento muscular, la función física ni el bienestar entre los hombres que ya consumían la dosis diaria recomendada.3 De manera similar, agregar 30 gramos al día de proteína suplementaria no mejoró el mantenimiento de la masa muscular o la función física en mujeres mayores sanas (70-80 años) repletas de proteínas, a pesar de la evidencia de deterioro en las mediciones musculares en las extremidades superiores.4 En un metanálisis de 15 estudios que evaluaron los efectos de la suplementación con proteínas y aminoácidos en los resultados del entrenamiento de fuerza en adultos mayores (mayores de 60 años), no se evidenció ningún beneficio significativo de aumento de la fuerza muscular, el tamaño de los músculos, la capacidad funcional o la composición corporal.5 Se han observado resultados similares en adultos de mediana edad (40-64 años)6; aumentar la ingesta de proteínas por encima de la dosis diaria recomendada no aumentó las mejoras inducidas por el ejercicio en la fuerza, la composición corporal o los biomarcadores de salud.

Juntos, estos estudios destacan que la proteína extra por sí sola no es la solución nutricional para mejorar la salud muscular (es decir, la masa muscular o la función física) en adultos mayores o de mediana edad.

El músculo es un tejido dinámico que se descompone y reconstruye continuamente a una tasa de 1-2% por día. MyHMB optimiza la acción de las proteínas activando vías clave de síntesis proteica y protegiéndolas contra la degradación. A través de esta doble acción, myHMB ayuda al cuerpo a utilizar las proteínas y los aminoácidos que consume para maximizar los beneficios de la salud muscular en general.

El HMB se produce de forma natural en nuestro organismo durante el metabolismo del aminoácido esencial leucina. La leucina se encuentra en prácticamente todas las proteínas, pero no es posible consumir proteína sola para lograr una cantidad eficaz de HMB. Solo el 5% de la leucina de la dieta se convierte en HMB en el cuerpo. Esto significa que, en teoría, una persona necesitaría consumir 60 gramos de leucina o aproximadamente 600 gramos de proteína de alta calidad para obtener la cantidad efectiva de HMB. Consumir directamente esta cantidad de proteína o leucina es una tarea difícil, si no imposible.

La solución: suplementar con myHMB. Consumir 3 gramos de myHMB por día puede ayudar a mantener y mejorar la salud muscular en general.

Productos con myHMB + Proteína

Click here to view

Products featuring myHMB + Protein

Big Bold Health HTB Rejuvenate Superfood

Buy Now

Incarnate Nutrition Restore 100% Whey Isolate Protein

Buy Now

Incarnate Nutrition Twilight Micellar Casein Protein

Buy Now

MuscleTech Nitro-Tech Elite

Buy Now

Power Life by Tony Horton High Impact Plant Protein

Buy Now

Power Life by Tony Horton High Impact Whey Protein

Buy Now

Ritual Essential Protein

Buy Now

Xymogen FIT Food® Lean Collagen

Buy Now

Have more questions about myHMB? We’ve got answers.

See FAQs

References

  1. Institute of Medicine. Dietary Reference Intakes for Energy, Carbohydrate, Fiber, Fat, Fatty Acids, Cholesterol, Protein, and Amino Acids. Washington, DC: National Academies Press; 2005.
  2. Mittendorfer B, Klein S, Fontana L. A word of caution against excessive protein intake. Nat Rev Endocrinol. 2020;16(1):59-66. doi:10.1038/s41574-019-0274-7
  3. Bhasin S, Apovian CM, Travison TG, et al. Effect of Protein Intake on Lean Body Mass in Functionally Limited Older Men: A Randomized Clinical Trial. JAMA Intern Med. 2018;178(4):530-541. doi:10.1001/jamainternmed.2018.0008
  4. Zhu K, Kerr DA, Meng X, et al. Two-Year Whey Protein Supplementation Did Not Enhance Muscle Mass and Physical Function in Well-Nourished Healthy Older Postmenopausal Women. J Nutr. 2015;145(11):2520-2526. doi:10.3945/jn.115.218297
  5. Thomas DK, Quinn MA, Saunders DH, Greig CA. Protein Supplementation Does Not Significantly Augment the Effects of Resistance Exercise Training in Older Adults: A Systematic Review. J Am Med Dir Assoc. 2016;17(10):959.e1-959.e9599. doi:10.1016/j.jamda.2016.07.002
  6. McKenna CF, Salvador AF, Hughes RL, et al. Higher protein intake during resistance training does not potentiate strength, but modulates gut microbiota, in middle-aged adults: a randomized control trial. Am J Physiol Endocrinol Metab. 2021;320(5):E900-E913. doi:10.1152/ajpendo.00574.2020
  7. Rittig N, Bach E, Thomsen HH, et al. Anabolic effects of leucine-rich whey protein, carbohydrate, and soy protein with and without β-hydroxy-β-methylbutyrate (HMB) during fasting-induced catabolism: A human randomized crossover trial. Clin Nutr. 2017 Jun;36(3):697-705. doi: 10.1016/j.clnu.2016.05.004.